Hablemos de las mates …

¿Por qué son importantes las matemáticas?

Detrás de las matemáticas hay mucho más que números. Acostumbrados a asociar las mates con el cálculo, en realidad debemos de entender que las mates es mucho más que sumar y restar. Es lógica, es geometría, es medición, es clasificación y lo más importante, es resolución de problemas. En definitiva, mates es pensar.

Las matemáticas desarrollan el pensamiento crítico y lateral, siendo la base para adoptar nuevas formas de pensar y encontrar soluciones de una manera creativa. En un mundo cambiante, como en el que vivimos, las mates se vuelven esenciales para garantizar una vida de calidad y adquirir profesiones de valor, sean del ámbito que sean. 

¿Qué son las matemáticas creativas? 

Las matemáticas creativas (o recreativas) también se llaman las matemáticas manipulativas y son las que se dedican a difundir los conceptos de manera entretenida y motivadora. Los conocimientos se consiguen mediante las actividades lúdicas, orientadas a la obtención del resultado. En otras palabras, el niño se lo pasa muy bien entretenido e involucrado en el juego, mientras adquiere los conocimientos matemáticos importantes. 

De hecho, el concepto de matemática recreativa no es nuevo. Antiguamente los juegos en los que intervienen la lógica y el pensamiento: como el cubo Rubik, el Tangram, el Ajedrez o el Origami han sido frecuentemente utilizados en todos los países del mundo durante siglos. Sin embargo, con el paso del tiempo y el avance de las nuevas tecnologías las familias han reducido este tiempo dedicado a juegos matemáticos recreativos y tampoco lo han compensado de ninguna forma los colegios.

Esto ha creado un vacío en la formación temprana de los más pequeños que las pantallas no son capaces de cubrir. 

¿Por qué es importante enseñar las mates creativas y no solo mates de toda la vida?

Las mates creativas utilizan materiales manipulativos – juegos especialmente diseñados para cada objetivo didáctico. Con estos productos se juega y aprende: los niños los tocan, los manipulan, los ordenan y desordenan, los crean y los experimentan . Los niños aprenden jugando. Es como más y mejor aprenden, creando recuerdos positivos. La sensación de gozo y del disfrute permite a los niños assolir un aprendizaje profundo (deep learning) y duradero. La pasión y la ilusión por resolver los problemas que requieren un esfuerzo de concentración por ellos mismos, les proporciona seguridad, incremento de autoestima y autonomía necesaria para su futura vida exitosa. 

De no ser así, ocurre todo lo contrario. Cuando se aprende de forma mecánica o memorizando, el aprendizaje producido se llama superficial (surface learning) que desaparece rápido y no aporta valor alguno. El proceso en sí suele ser aburrido y generar disgusto y desilusión con todo lo que tenga que ver con los números y la matemática. Este malestar puede afectar a la futura selección de profesión en un mundo altamente tecnológico y digital, donde la ciencia juega un papel clave. 

 

 

 

 

 

Leave a comment

Minimum 4 characters
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, fines analíticos y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al hacer click en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías    Más info
Privacidad